Prehistoria

El período Pretalayótico (2000-1300a.C) y el período Talayótico (1300-123 a.C.), son las fases iniciales de la Edad de Bronce. El Pretalayótico está caracterizado por el uso de cuevas por parte de los primeros pobladores. Cuevas que hallamos en los alrededores de Alcúdia. La mayoría de ellas no se conservan en la actualidad pero hay algunas que aún existen y se pueden visitar: la Cova de S'Hort de la Rectoria y dos de las 3 cuevas que formaban el conjunto de La Solada en el emplazamiento del Teatro Romano, situadas en la cávea del mismo.  Las Coves de Sa Murada, situadas entre la Iglesia y la ciudad romana de Pollentia, y otras muchas repartidas por varias zonas de Alcúdia se hallan en muy mal estado de conservación y no pueden visitarse.

En la fase Talayótica de la Edad de Bronce aparece una edificación singular propia del período en las islas de Mallorca y Menorca: el Talaiot circular o cuadrado. Hay varios yacimientos talayóticos en Alcúdia. Por su importancia destacan los Talaiots circulares de Son Simó, Oriolet y Sa Figuera Roja, y el Talaiot cuadrado de Son Siurana de Dalt. La falta de excavaciones y de estudios, así como su alto grado de deterioro, hacen que sólo podamos hablar de algunos rasgos arquitectónicos de estas construcciones y que tengamos que establecer analogías con otros poblados sí estudiados para explicar los detalles socioeconómicos que caracterizaban a la población durante esta época.

Conocemos que fue en este período cuando se transforma la tipología cerámica, se introduce el bronce y se establece una jerarquización de la sociedad. La economía se basaba en la explotación ganadera, complementada por la agricultura, la pesca y el marisqueo. La distribución de los talaiots de Alcúdia indica que aseguraban el desarrollo económico de la población a la vez que se situaban en los lugares más estratégicos para cubrir la defensa de varios accesos desde Sa Pobla, Pollença y el mar.