Casas señoriales y ventanas renacentistas

Durante la Guerra de las Germanías (1521-1523) los nobles de la ciudad de Palma se refugiaron en Alcúdia, introduciendo las ideas humanistas que entraron en contacto con la aristocracia local que las adoptó. Con estas ideas se introduce el nuevo lenguaje estilístico que se aplica a las obras de las casas más importantes de la ciudad. Se sustituyeron las ventanas conopiales características del gótico mallorquín por ventanales renacentistas decorados con columnas adosadas, pilastras, escudos heráldicos y motivos ornamentales vegetales, animales o antropomorfos.

Las casas renacentistas de Alcúdia se inspiran en el Renacimiento Italiano. Aunque la estructura sigue siendo la misma en cuanto a la concepción del espacio, se lleva a cabo una remodelación de los edificios introduciendo ventanas a la romana con elementos propios del clasicismo y escudos que rendían homenaje a sus habitantes, bóvedas de arista, arcos rebajados, artesonados, entradas con arcos, escalinatas y patios interiores, entre otros muchos elementos.

Muchas de ellas han llegado hasta hoy casi sin transformaciones. Gracias a ello, si nos adentramos en el centro histórico de Alcúdia, descubriremos edificios tan carismáticos como Can Fondo (o Can Castell) -Sede del Archivo Histórico Municipal-, Can Canta (o Can Barrera), Can Domènec -Sede del consorcio de la Ciudad Romana de Pollentia-, Can Costa (Can Sureda), etc...

La casa señorial de Can Canta situada en el Carrer Major 18, fue construida durante el s.XVI y perteneció a la família Barrera/Escarp. Destaca por las tres ventanas renacentistas del primer piso con columnas de fuste liso, capiteles corintios y una excelente decoración: la ventana de la izquierda presenta un friso profusamente decorada con dos grandes caras y dos niños/ángeles que estiran una cuerda que sujeta el escudo de la familia Escarp. La ventana central está decorada con dos caras y dos leones que aguantan el escudo central de la famila Barrera. La ventana de la derecha sólo está decorada con estrías.

Can Domènec, edificio situado en el Carrer dels Albellons 7, se trata de una casa solariega del siglo XVI, de fachada austera y que simplemente destaca por una ventana renacentista y el escudo de la Corona de Aragón que antiguamente estaba en la Porta de Mallorca.

Can Castell, actualmente conocido como Can Fondo es un edificio de origen gótico con una reforma de fines del s.XVI, principios del XVII; mediante la cual el edificio creció en altura, se construyeron nuevos forjados, se añadió el sótano y se colocaron tanto las ventanas renacentistas como el artesonado de la habitación principal de la planta noble. Durante unas obras se descubrieron en esta habitación unas interesantes pinturas al fresco monocromas. Son pinturas de carácter religioso que representan a la Inmaculada, a San Antonio de Padua o a San Rafael. Este es uno de los edificios más representativos del patrimonio arquitectónico de Alcúdia y perteneció a la familia Castell entre los siglos XV y XVIII. Destacan los escudos de las ventanas, entre ellos el de la citada familia, considerado el más antiguo de la ciudad. Está en el Carrer Serra 11.

El edificio de Can Costa, situado en el Carrer de Sant Vicenç 14 y actualmente reconvertido en restaurante, es una casa de tres plantas que perteneció al canónigo Moragues y posteriormente a Catalina Costa i Llobera. En la planta baja destaca el portal de arco de medio punto con escudo heráldico en la parte superior. En la planta noble se abren tres ventanas y en la planta superior se pueden ver 11 ventanas conopiales. También en la planta noble se hallan las diversas habitaciones de la casa además de una capilla con un altar neorenacentista dedicado al Corazón de Jesús.  Frente a Can Costa encontramos otro restaurante, Sa Portassa, que era la antigua cochera de Can Costa.

Finalmente, la casa solariega de Can Torró situada en el Carrer Serra, es un edificio del siglo XIV  que actualmente acoge la Fundació  Biblioteca d' Alcúdia -Can Torró-.  Se trata de un edificio de tres plantas y su fachada principal presenta dos portales con arco de medio punto en la planta baja. Can Torró fue la casa de la familia Roig, que residía en Alcúdia desde el s.XIII. En el s.XVIII, la casa pasó a ser de la familia Font dels Olors y más tarde la compró la familia Ques (apodados Torró). Fueron los Font dels Olors los que ampliaron la casa y construyeron su representativo sótano en 1883. En la parte posterior del edificio hay un patio con pozo que pertenecía al mencionado edificio vecino de Can Fondo. Ambos se anexionaron en 1926 cuando el propietario era Francesc Ques Ventayol.

 

¿Dónde está?