Ermita de la Victoria

Tradicionalmente se ha pensado que el nombre del oratorio proviene de la victoria realista en la Guerra de las Germanías, pero parece ser que la documentación hallada indica que esta denominación existía ya a finales del s.XV, cuando se fundó el convento carmelita de La Victoria, y fue entonces cuando se puso a la ermita bajo la advocación de la Madre de Dios. Pero es cierto que a raíz de las Germanías y después de la victoria de los partidarios del rey, aumentó la veneración por la Mare de Déu de la Victòria y cambió el aspecto del templo, que hasta el momento, era un pequeño lugar de culto y oración. Popularmente se dice que la invocación a la Mare de Déu de la Victòria permitió otras victorias, sobre todo frente a los ataques piratas durante los siglos XVI y XVII.

A finales de s.XVI los carmelitas dejaron el edificio y se inició un período de abandono, motivo por el cual los gobernantes de la ciudad de Alcúdia decidieron reconstruirlo.

En 1678, el maestro de albañiles Pere Torrendell comenzó la construcción de la nueva iglesia, de estilo barroco.

El Oratorio de la Virgen de la Victoria tiene un marcado carácter defensivo, carácter reflejado en sus muros altos, anchos y resistentes. Está situado en la península del Cap des Pinar a unos 7 Km de Alcúdia.

Una leyenda que se popularizó en el s.XVII cuenta que en el año 1300 se le aparecieron a un pastor llamado Joan Boi, la Madre de Diós y un séquito de ángeles celestiales. De repente, dos ángeles se le acercaron y llamándolo por su nombre le invitaron a unirse a sus cánticos. Cuando el pastor regresó a Alcúdia y le contó al párroco lo sucedido, éste no le creyó y en un nuevo encuentro con la Virgen, el pastor recibió de la Virgen un poco de cera (tres gotas) de los ángeles que la acompañaban como prueba. Cuando volvió a Alcúdia con la prueba, la mostró al párroco y a otros habitantes de la villa, de esta manera le creyeron y subieron todos juntos al lugar que les indicó el pastor. Allí encontraron la imagen de la Mare de Déu de la Victòria que trasladaron a la Iglesia de Alcúdia, pero ella misma volvió al lugar donde había aparecido por primera vez, y fue allí donde los alcudienses levantaron el primitivo santuario.

Se trata de un templo rectangular de una sola nave con tres tramos y una cubierta de bóveda de cañón. Tiene tres capillas poco profundas a cada lado, separadas por pilastras, a las que se accede por un arco rebajado. El ábside es de planta rectangular y en él encontramos el único retablo de la iglesia, realizado por Miquel Riutort alrededor de 1747. En la parte central del retablo podemos observar un nicho de madera con la imagen gótica de la Mare de Déu de la Victòria, talla de madera policromada de 70cm, datada en el s.XV. En la fachada principal tiene un pequeño rosetón situado encima del portal adintelado. En la parte superior del santuario hay una hospedería a la cual se accede por la parte trasera del edificio. 

¿Dónde está?