Sa Talaia. La Victòria

El área natural de la Victòria, el Puig de Sa Talaia y la del Cap del Pinar comprende un territorio de gran valor natural y paisajístico. Su belleza y singularidad se deben a que mantiene la vegetación en su estado natural y posee una fauna muy diversa y de gran riqueza. Sus valores geológicos y geomorfológicos dibujan un paisaje de torrentes encajados en los acantilados, de playas de arena y calas de cantos rodados. La presencia de una gran extensión de pino blanco se combina con un sotobosque cubierto por una gran variedad de plantas y arbustos de hoja pequeña.

El área protegida de la Victoria tiene una extensión de 1.198 hectáreas. Es un espacio espectacular situado en la parte más oriental de la península del Cap del Pinar, que separa las Bahías de Pollença y de Alcúdia. Está culminada por un conjunto de elevaciones como Sa Talaia (445 m), el Puig des Romaní (387 m), la Penya Roja o des Migdia (354 m) y Sa Talaia Vella (349 m). 

La Penya Roja o Penya des Migdia, que recibe este nombre por su color ocre-rojizo, constituye una fortaleza natural casi inexpugnable. Aquí se emplazaba una torre construida en 1567, momento en que se hizo necesario el control de las dos bahías para impedir los ataques de corsarios y piratas. Poco después de la fundación de la ciudad, la amenaza era constante. Se trataba de tener la vista hacia el mar de día, pero también de noche, en plena oscuridad, intentando escuchar el costillar de las embarcaciones, los ruidos de los remos en el agua o los golpes de las velas que delataran la presencia de alguna nave enemiga.

Más tarde fue abandonada y sustituida por Sa Talaia d'Alcúdia, la más alta de Mallorca. El topónimo “talaier” es de origen árabe y significa “velar”. La vista panorámica desde este punto es espectacular.

A unos doscientos metros de altura, en el Puig de Sa Talaia, se localiza el viejo santuario de Nuestra Señora de la Victoria.  El gran poeta Costa i Llobera cantó sus alabanzas destacando la combinación entre el verde intenso de los pinos, el azul del mar y el cielo describiéndolo como un paisaje casi celestial. Uno de los encantos del santuario son los caminos de acceso al mismo desde Alcúdia y desde el Barcarès.

Adentrándonos en esta zona, podremos disfrutar de la naturaleza a través de los variados caminos que atraviesan la montaña, donde nos cruzaremos con senderistas o practicantes de Nordic Walking. La vegetación dominante es la de magníficos pinares, garrigas y un sotobosque de acebuches. Abundan el ciprés, el romero y el palmito, la única palmera de origen europeo. 

Su costa es rocosa y en gran parte está formada por acantilados. En la parte de la Bahía de Pollença se pueden encontrar algunas playas pequeñas como la de S'Illot y en dirección a la Bahía de Alcúdia, se encuentra el Coll Baix, una impresionante cala que no debemos dejar de visitar.

En la costa nos será fácil observar aves marinas y entre las especies más interesantes cabe destacar la presencia del Águila Pescadora al igual que la escasa Gaviota de Audouin y el Cormorán moñudo. También podremos observar diferentes especies de halcones y numerosas aves típicas de los pinares y garrigas.

¿Dónde está?